Rajastán

mujeres-boda-Jaisalmer-impresiones-del-mundo

Rajastán ha sido una de las regiones que más me ha gustado de India. Pasé alrededor de un mes visitando sus principales ciudades y el desierto de Thar, tiempo que me permitió empaparme de su cultura y sus costumbres, más arraigadas que en otras zonas del país. Puesto que visité bastantes sitios y me gustaría empezar a escribir sobre nuevos destinos, he juntado lo mejor de Rajastán en esta entrada, donde trataré de trasmitir la esencia de esta zona que tanto me cautivó.

azul-Jodhpur-impresiones-del-mundo

Rajastán hace frontera con Pakistán y esa cercanía se nota en la forma en que la gente viste y en sus costumbres. Las mujeres no usan saris y se cubren el rostro con un velo. En las pequeñas aldeas y pueblos del desierto las tradiciones se acentúan más y se mantienen en el tiempo. Las bodas son pactadas por las familias incluso cuando los novios son todavía unos niños, y éstos solo se conocen el día del enlace. El opio está presente en cualquier ceremonia y ritual y tiene una función de ‘pipa de la paz’ con el que se sella el fin de cualquier problema o disputa entre varias personas.

fortaleza-Jodhpur-impresiones-del-mundo

Rajastán es el estado de los marajás y de las miles de historias relacionadas con sus lujos y excentricidades, tantos como las piedras preciosas que adornan sus palacios y fortalezas, repartidos por todo el territorio. Es el adentrarse en otro mundo de miradas que espían a través de celosías, de harenes, y de palacios que cuentan con cientos de salones y salas de audiencia, a cada cual más espectacular.

tienda-saris-Jaipur-impresiones-del-mundo

Visité el Fuerte de Meranghar, en Jodhpur, donde gracias al audio guía pude conocer el estilo de vida de estos príncipes, y me sorprendí al constatar que muchos de ellos todavía viven en secciones privadas de los palacios. Con la independencia de India en 1947 toda la pompa y derechos que los marajás poseían se redujeron considerablemente, dejando atrás tiempos dorados en los que la población tenía que pagarles su peso en oro.

Jaipur-impresiones-del-mundo

En Udaipur, o la Venecia india como también se conoce, el palacio está rodeado de calles llenas de souvenirs, platerías y pequeñas tiendas donde se pueden comprar los más intrincados diseños en oro. También lo rodea un lago, añadiendo así un toque exótico al paisaje puesto que Rajastán es una tierra desértica y lo único que rodea a las fortalezas de las otras ciudades es arena.

palacio-Udaipur-impresiones-del-mundo

Jodhpur es la ciudad azul. Recibe este nombre por las cientos de casas pintadas de color índigo como reverencia a Shiva, el dios azul, y porque según parece este color repele los mosquitos. En su día eran los brahmanes, clérigos hindúes, los que pintaban sus casas así pero hoy en día cualquiera puede hacerlo. En Jodhpur disfruté perdiéndome en sus estrellas calles ‘pitufas’ y contemplando el ambiente de su mercado principal, donde los colores de la mercancía se mezcla con el de los vistosos vestidos de las mujeres.

Jodhpur-impresiones-del-mundo

India es una fiesta para los sentidos, pero en lo que respecta al color me pareció que Rajastán fue el lugar donde más colorido vi. Ya no solo es la infinidad de colores de los ropajes de las mujeres sino todos los accesorios que se ponen para decorar su cuerpo. Brazaletes que llegan hasta los hombros, cadenas que decoran la frente, brillantes broches en el pelo, pendientes con cadenas que llegan hasta el lóbulo de las orejas, tobilleras, anillos en los dedos de las manos y los pies, y diseños de henna para terminar el ‘look’.

almacen-telas-Jodhpur-impresiones-del-mundo

Pasé 5 meses en este país y nunca dejé de sorprenderme al ver a estas mujeres. Solía pensar en lo diferente que es el modo en que nos vestimos nosotros, ya no solo por la ropa, sino por los colores que usamos, donde suele predominar el negro. Esta fiesta de colores y accesorios, esta celebración de la belleza alcanza su punto culminante si lo que se celebra es una boda, o si un grupo de mujeres se junta en una estrecha tienda donde se venden telas.

henna-Jaipur-impresiones-del-mundo

No fui a ninguna boda, pero tuve la suerte de estar en el lugar apropiado, en el momento apropiado. Alguien me dijo que febrero es un mes especial y de buena suerte para las nuevas parejas, así que multitud de bodas se celebran en esos días. Pasear por la calle y darse de bruces con las procesiones de los invitados que acompañan al novio es algo único y muy especial. Uno de los días que estuve en Puskhar se juntaron a la misma hora algo así como 4 desfiles de distintas bodas, cortando el paso a todos los turistas, vacas y vehículos que pasaban (no incluyo a las motos porque sus conductores siempre encuentran la forma de abrirse paso… así tengan que pasar pr encima de algún pie que otro…).

boda-novio-Pushkar-impresiones-del-mundo

El novio va vestido con unos ropajes que parecen sacados de otra época o de algún cuento infantil. Va vestido de ‘príncipe’, lo mismo que el caballo en el que va montado, perfectamente engalanado con coloridas telas que lanzan destellos por doquier.

boda-Pushkar-impresiones-del-mundo

Los invitados no se quedan atrás, y una vez más a mi los ojos se me iban a la vestimenta de las mujeres, más recargadas que de costumbre. Mientras caminan hacia la casa de la novia, los hombres por un lado y las mujeres por otro, se divierten al ritmo de la música que toca la banda que encabeza la procesión. A mi todo eso me recordaba a la típica charanga española, donde en las fiestas de los pueblos la gente baila al son de los tambores y trompetas.

mujeres-Jaipur-impresiones-del-mundo

Pero si hay algo principal en Rajastán y que muchos de sus ciudadanos llevan en la sangre, es el desierto de Thar. La vida del desierto es una vida muy dura, me decía uno de los dueños de la guest house donde me quedé en la dorada Jaisalmer. Además de la falta de agua y de las tormentas de arena que sufren de vez en cuando, esta zona de India lleva arrastrando por más de cuarenta años las consecuencias del conflicto con Pakistán. Muchas familias viven separadas por una frontera infranqueable, controlada por los militares y en la que se necesita un permiso especial para poder ir a Pakistán (y lo mismo a la inversa).

camellos-desierto-Thar-impresiones-del-mundo

La vida del desierto es una vida donde la imaginación y el ingenio juegan un papel importante. Los platos se lavan con la misma arena (y quedan bien relucientes), y uno se ubica en la noche gracias a las estrellas. Pasar una noche en sus dunas, contemplando un cielo blanco y brillante, con la única compañía del silencio más infinito es algo único.

desierto-Thar-1-impresiones-del-mundo

Los hombres del desierto lucen con orgullo sus bigotes y turbantes y caminan usando unas puntiagudas babuchas. Las mujeres se tapan el rostro cada vez que hay hombres presentes. Los niños dejan de ir a la escuela cuando hay tormenta de arena. Y así un sinfín de detalles tan arraigados en ellos y tan ajenos a mi. Tuve la oportunidad de conocer un proyecto de la mano de uno de estos hombres del desierto, y del que hablaré más adelante. Me acuerdo que un amigo y yo no dejábamos de hacerle preguntas, como dos niños que escuchan embelesados historias de príncipes y hechizos imposibles.

camellero-desierto-Thar-impresiones-del-mundo

Por eso me gustó tanto Rajastán, una tierra de marajás y fortalezas, de novios ‘príncipe’ y ojos almendrados, de tradiciones tan diferentes que se resisten a cambiar con el paso del tiempo, de colores tan saturados que son una fiesta para la vista. Un estado único dentro del intricado puzzle que conforma la India, el país que tanto me enseñó, y del que tanto me enamoré.

mujeres-India-impresiones-del-mundo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s