Las 14 razones por las que amé India

En esta entrada quiero reunir las principales razones por las que me enamoré de India. Podría añadir muchas más, pero no quiero hacer la entrada mucho más extensa de lo que ya es y además 14 me parece un buen número. Este es mi homenaje a un país difícil, intenso, mágico, trágico, surrealista, a veces injusto, vivo y colorido. Un país que hace que lo odies o te enamores de él, pero que en cualquier caso nunca deja indiferente a nadie. Namasté India.

MUJERES

colorido-India-impresiones-del-mundo

En todo el tiempo que pasé en India nunca dejó de sorprenderme la vestimenta y el rol que desempeña la mujer en este país. Desde cargar con pesados bidones de agua en la cabeza, hasta ladrillos en unas obras en mitad de la carretera o lucir  tatuajes de henna y todo tipo de tintineantes brazaletes y otros accesorios para resaltar su belleza. La viveza y colorido de sus saris, ese color de pelo tan negro que llega a tener matices azulados, y recogido siempre en larguísimas trenzas. La mujer tiene un papel fundamental en la sociedad India a pesar de encontrarse todavía en una situación de desventaja con respecto al hombre. Recuerdo un par de ocasiones en las que distintas mujeres me trataron con un cariño especial, como si fuese su hija, como ese amor que solo sabe dar una madre a una viajera que merodea por el mundo. Son coquetas y trabajadoras, calladas pero a la vez llenas de vida y feminismo (sobre todo cuando se juntan en grupo para ir a comprar al mercado o se reúnen a charlar). Hasta el último día me maravillé con su belleza, sus dientes tan blancos y su tintineo al caminar. Mi más sincera admiración por todas y cada una de ellas, unas luchadoras natas en un país nada fácil para la mujer.

LUZ

luz-India-impresiones-del-mundo

Una de las razones por las que me moría de ganas de visitar India era saber si era verdad que la luz allí era distinta. Nunca supe el porqué, si era por la contaminación, por el polvo del ambiente o simplemente por alguna otra razón que yo desconozca, pero lo cierto es que, efectivamente, la luz en este país es especial. Es más difuminada y menos directa que hace que incluso en días nublados su calidad sea perfecta para sacar buenas fotos. Cada amanecer y atardecer irradiaban líneas oblicuas de una luz difusa que se colaba por cualquier rendija, rincón o agujero, llenando todo de texturas increíbles, irradiando viveza, color y claridad. Recuerdo especialmente la silueta azulada del Taj Mahal, o un mercado de Calcuta donde la luz se colaba por las rendijas y daba a las cebollas un aspecto increíble. También recuerdo la forma de bañar cada templo y cada arrozal. La luz en India convierte a cada escena en cuadros de escenas rupestres, bodegones y composiciones dignas del mejor museo que la vida pueda tener.

ATARDECERES

atardecer-India-impresiones-del-mundo

Cuando pienso en todos los atardeceres que he visto mi memoria se traslada de inmediato al sur de India. Gracias al buen clima y a interminables tardes de sol tirada en la arena de Palolem (Goa) o Varkala (Kerala) pude tener el lujo de disfrutar de unas puestas de sol increíbles. La paleta de colores, desde los azules y morados llegando a los rosas, rojos y amarillos pálidos hacían que todo el mundo dejase lo que estuviese haciendo y se parase por unos minutos para ver el atardecer. Me gustan esos 10 minutos en los que el sol está a punto de desaparecer y la gente se olvida de los móviles y se queda callada, preparada para contemplar el espectáculo. Es un momento único y especial que hizo las delicias de mis tardes en la playa.

GASTRONOMÍA

thali-impresiones-del-mundo

Esta fue quizás mi mayor sorpresa. Antes de ir a la India me gustaba el picante ‘poco picante’, ese que a penas se siente y que como se le vaya la mano al cocinero hace que bebas 2 litros de agua. Sabía que es algo a lo que te acostumbras pero no tenía ni idea de hasta qué nivel me iba a hacer tan adicta a él. En mis primeros thalis comía el arroz casi sin mezclar las salsas, echándome más bien poco de las menos picantes. En mis últimos meses ya ni siquiera comprobaba si eran fuertes o no y acababa mezclándolas todas con el arroz. Sentir en tu boca el curry, el cardamomo, el jengibre, algo de ajo y cebolla, la cúrcuma y la pimienta; disfrutar de esa explosión de sabores mientras te enjugas las lágrimas y te limpias la nariz; sentir que tus ojos están rojos y la lengua te arde pero aún así tú sigues comiendo es algo que me hace pensar que, efectivamente, el picante tiene algo de adictivo. Mis sitios favoritos eras aquellos menos turísticos, aquellos donde los obreros iban a comer un thali casi regalado o los situados cerca de las estaciones de bus o tren. Cuanto más locales y por qué negarlo, cuanto más cutre fuesen, mejor. Es verdad que la comida en India no es nada saludable porque tiene mucho aceite y mantequilla, pero es una gastronomía exquisita llena de aromas y sabores exóticos, a los que merece darles una oportunidad antes de limitar la dieta a comida occidental.

PALMERAS

palmera-India-impresiones-del-mundo

Pasé mis tres primeros meses rodeada de palmeras. Jamás en mi vida había visto tantas y tan amontonadas. En Palolem disfrutaba levantando la vista cuando estaba tumbada en la arena y encontrarme de lleno con una palmera cuyas ramas se balanceaban al viento, como si fuesen enormes abanicos. Perdí la cuenta de la cantidad de cocos que me bebí y comí, como quien se toma una caña para el aperitivo. Tuve hasta pensamientos un tanto fatídicos pensando en la cantidad de muertes que se producen porque te caiga un coco en la cabeza. Respiré, olí y esnifé el aroma del coco secándose al sol a las afueras de las casas en Kerala, la tierra de los cocos por excelencia. Las palmeras, los millones de palmeras del sur de India confieren a la zona un exotismo digno de la mejor isla caribeña. Observándolas me acordaba de lo lejos que quedaban mis desayunos delante del ordenador en mi mesa de trabajo e inmediatamente se me dibujaba una sonrisa en la cara antes de darme la vuelta y tostarme por el otro lado al sol.

DE PUERTAS PARA AFUERA

puesto-comida-India-impresiones-del-mundo

La vida en la India no entiende de puertas, ni de intimidad. Todo se hace en la calle ante la atenta mirada de los demás. Uno se baña en la calle, hace sus necesidades sin esconderse demasiado, come acuclillado en la acera, prepara chai, cocina chapatis, se tiñe el pelo, se afeita, se lava los dientes o sacrifica a un animal. Cuando las personas mueren sus cuerpos son incinerados en la calle a la vista de todos. Nada se esconde, nada se hace de puertas adentro. Perderse por las calles de un pueblo o ciudad es algo de lo más entretenido que uno puede hacer. Es como contemplar un escaparate por el que todo pasa y nada nunca es igual. Ver la actividad en la calle es mejor que visitar cualquier monumento histórico y hasta mi último día disfruté como una enana siendo una cotilla poco disimulada (hihi).

ESPONTANEIDAD

espontaneidad-India-impresiones-del-mundo

Si tuviera que elegir la principal razón por la que tanto me gustó India creo que lo resumiría de este modo: India respira vida. Su caos, su desorden y suciedad, su ruido, sus vacas, gallinas, perros pulgosos, gatos, ratones, y demás personajes del mundo animal; sus mujeres llenas de colorido, sus hombres leyendo el periódico en medio de la calle, sus niños chillones y acaparadores de fotos… Su falta de lógica, su desorden a la hora de formar una cola, la falta de intimidad, el nulo concepto del espacio, lo impacientes que son para conducir, lo alto que hablan cuando se juntan en grupo… todo eso y una lista infinita de cosas contrasta con su humanismo en muchos casos, el cariño con el que me trataron las mujeres, la espontaneidad con el que las cosas pasan, el grado de surrealismo que a veces la realidad llega a alcanzar. Bajar por una calle y ver a un novio vestido de ‘Aladín’ a lomos de un caballo enjaezado, asistir a una sesión de cine de  y Bollywood y ver cómo la gente se vuelve loca cuando el protagonista aparece en pantalla, ver la intensidad con la que viven la religión y los partidos de cricket… son rasgos que añaden espontaneidad y viveza a la propia vida, la misma que respira por los cuatro costados. En la India la falta de leyes y normas confiere a la existencia un grado de locura pero por eso mismo la hace más viva y real, más auténtica y llena de chispa. Es una burbuja en la que todo acontece y desde que me fui de este país me doy cuenta hasta dónde lo echo de menos.

CHAI

chai-India-impresiones-del-mundo

Que el mundo del té es toda una cultura me quedó claro viviendo en Inglaterra. Pero lo que desconocía es que en India el té, o chai, es igual o más importante que en el país británico. No sabría decir la cantidad de chais, servidos siempre en vasos pequeños, se beben de media al día. Yo solo sé que debido a la cantidad de azúcar que le ponen, me tenía que contener para no beber más y que no se me cayeran los dientes a trozos. Más que añadir azúcar al chai, añaden chai al azúcar, lo que lo convierte en toda una golosina para los adultos. Probé muchos, pero nunca tan aromáticos y especiados como los de Varanasi, donde cada vasito me hacía entrar en calor, arrebujada con mi manta de la que no me desprendía. En cualquier esquina, en cualquier acera y recodo de la calle, cualquier lugar es bueno para poner 4 ladrillos, unas brasas, cuatro vasos y una tetera. Es todo un ritual ver cómo traspasan el chai del cazo al vaso y del vaso al cazo para conseguir que todos los sabores se mezclen y se consiga un té perfecto. El rey de los reyes es el masala chai, que lleva más especias (canela, clavo, cardamomo, y jengibre, entre otras). Me encantaba fotografiar cada uno de esos rincones con sus teteras humeantes, y cuanto más decrépitos fuesen, mejor. La explosión de sabores de un buen chai o masala chai era una de mis adicciones favoritas en India, sobre todo cuando me sentaba en un no menos decrépito taburete para ver la vida pasar.

COLOR

colores-India-impresiones-del-mundo

Qué más podría decir sobre el color en la India. Simplemente no hay palabras, sino imágenes, las mismas que he tratado de seleccionar para el blog, cuidando siempre de que se viera la fiesta del color que supone este país. No hay colores apagados ni oscuros. Los tintes y tejidos no saben de sobriedad ni del ‘negro como fondo de armario’. Los saris tendidos al sol son verdaderos arcoíris de 5 metros donde todo tipo de diseños, estampados y colores se juntan para resaltar la belleza de las mujeres. Con semejante colorido me di cuenta de lo oscuro que vestimos en las sociedades occidentales, porque pensamos que la elegancia solo entiende de blanco y negro o de un gris marengo porque ‘es sobrio y formal’. Cualquier calle en India es todo un homenaje a la colorterapia y a la luz que hacen que uno pasee con otra mirada, y desde luego con otra sonrisa. Sencillamente precioso.

RELIGIÓN

religion-India-impresiones-del-mundo

Es increíble comprobar hasta qué punto la religión es tan importante para los indios. En más de una ocasión me preguntaron que de qué religión era, y suspiran aliviados si ven que sigues alguna, aunque no sea el hinduismo. Realizar algún acto relacionado con la religión ocupa una gran parte de sus quehaceres diarios, y es lo primero que hacen cuando se levantan y lo último cuando se acuestan. Cada tienda, cada puesto de chai, hasta el más mínimo negocio tiene su altarcillo con alguna imagen de Ganesh, Shiva, Brahma, Parvathi o algún otro dios hindú. El dinero que ganan con el primer cliente del día lo pasan por delante del altar como una especie de bendición porque trae buena suerte para las ventas de la jornada. Los coches nuevos son ‘bautizados’ por los brahmines, los pecados se eximen sumergiendo el cuerpo varias veces en algún río o mar sagrados y las visitas a los templos son el pan nuestro de cada día. Aún hoy me conmueve el pensar el respeto que le tienen a todo lo sagrado porque para ellos es fundamental, la base de su cultura y de su existencia.

PROHIBIDA LA LÓGICA

tatuaje-India-impresiones-del-mundo

India es un país no apto para los adictos a encontrarle sentido a todo, para los lógicos y los racionales. Simplemente el ‘es de sentido común’ no tiene cabida aquí. La vida fluye y muchas veces no hay una lógica en el asunto. Al principio me frustraba porque no lo entendía. Pero después me relajé y empecé a fluir con ese sin sentido y a dejarme llevar por él. Y no solo eso sino que aprendí a verle el lado bueno y hasta divertido, ese que hace que la vida en este país sea más intensa y menos previsible, más auténtica y sorprendente. Me he metido en un cajero a sacar dinero con 15 personas más adentro; he visto cómo el primero que estaba en la fila de inmigración en el aeropuerto pasó a ser el último porque habilitaron otro mostrador (y el hombre ni mu); he visto tantas cosas ‘sin sentido’ que acabé enamorándome de esa forma de ver y de sentir la vida, menos encajonada y un tanto loca. La misma que crea adicción y hace que añores precisamente lo que tanto criticabas al principio; la misma que hace que muchos enamorados de India necesiten volver una y otra vez a este país que tanto enseña y tanto da.

PERIÓDICOS

periodico-India-impresiones-del-mundo

Una de las cosas que más me gustaron de India fue el hecho de que siempre hay tiempo. La vida es relajada (que no fácil) y la gente no vive estresada. Que no hay clientes en el negocio o puesto de comida, se ponen a leer el periódico. Que hay cola de gente esperando comprar un billete en una estación de tren, se ponen a leer el periódico (sí, aunque haya una fila de gente esperando). Que no hay periódicos para todos, pegan las hojas sueltas en una pared a modo de mural para que todo el mundo lo lea. Me encantaba ver al típico hombre leyendo el periódico con las gafas ligeramente bajas. Es uno de los pasatiempos principales para aquellos que saben leer y uno de mis principales recuerdos de mi estancia allí. También merece una mención especial el uso del papel de periódico para envolver la comida, los souvenirs y cualquier cosa que se pueda envolver.

MERCADOS

mercados-India-impresiones-del-mundo

Uno de mis pasatiempos favoritos (tenía unos cuantos). Llegar a un mercado y darte de bruces con los olores, colores y todo el griterío. Ver los puestos de flores, de cocos, de frutas y verduras, de pescado, las sangrientas pollerías y el reluciente azul grisáceo de los pescados. Deleitarse con el colorido de la mercancía, ver cómo los tenderos se sientan con las piernas cruzadas en su cajón-puesto-rincón y cómo se echan una cabezadilla que otra entre sacos de patatas, y cómo alguna que otra afortunada vaca es el ser más feliz de la tierra hartándose de restos de comida es algo único. Me gustaron especialmente el mercado de Mysore y el de Kalighat, en Calcuta. Hice cientos de fotos a sus puestos de flores y de polvos de color y disfruté manteniendo alguna conversación que otra con los vendedores. Cada ciudad o pueblo tienen su propio mercado y son un centro social fantástico en el que uno puede pasarse las horas muertas.

LA INDIA DE LOS RINCONES

pescados-India-impresiones-del-mundo

En muchas de las entradas anteriores he mencionado la ‘India de los rincones’, o lo que es lo mismo, todos esos aspectos, gestos y detalles que hacen de este país algo único, interesante y entretenido. Son esos rincones que te atrapan, como un costurero metido en un cuartucho tejiendo un espectacular sari de seda, o un mini puesto de chai justo al lado del lugar de las cremaciones, o un puesto a lo ‘top manta’ de dentaduras postizas, o la belleza de un sari que se seca rodeado de basura. Son todos esos escondijos, recodos y vueltas de esquina que te sorprenden por lo especial que tienen. La ‘India de los rincones’ fue el tema favorito de mis fotos y siempre traté de capturar la razón que me impulsaba a disparar el botón y querer inmortalizar ese algo especial del momento. En India hay mucha basura, demasiada. Hay mucho ruido y polución. Hay fachadas abandonadas que se caen a pedazos y auténticos lodazales, ríos llenos de desperdicios  y montañas de restos de comida. Y sin embargo en repetidas ocasiones me asombré al encontrar un punto bello y artístico en todo ese caos. Quizás sea también porque todo eso que en la sociedad occidental calificaríamos como inaceptable o insalubre, en India no sea motivo de escándalo ni de anormalidad. Simplemente la vida sigue, la gente no se detiene, los niños siguen jugando y el sol atardece espectacular como siempre. No estoy haciendo ninguna apología de la suciedad ni del desorden (aunque sí creo que estamos un poco obsesionados con el mantenimiento del orden), ni diciendo que eso sea bueno o malo. Simplemente digo que muchos de esos rincones que tanto me atraparon serían inaceptables en nuestra sociedad, nos llevaríamos las manos a la cabeza y se paralizaría todo. Pero por eso mismo, por su grado de ‘rareza’ y ‘exotismo’, me llamaron siempre la atención y creo que merecían un apartado en esta última entrada.

pd: tenía algunas fotos más preparadas y no me gustaría que se quedasen en el tintero, así que de regalo las incluyo aquí abajo.

mujeres-India-impresiones-del-mundo

puesto-flores-India-impresiones-del-mundo

mujeres-tapadas-India-impresiones-del-mundo

vida-India-impresiones-del-mundo

henna-India-impresiones-del-mundo

palmerales-India-impresiones-del-mundo

flores-India-impresiones-del-mundo

Anuncios

12 Respuestas a “Las 14 razones por las que amé India

  1. Pingback: Ho Chi Minh city (Saigón) | Impresiones del mundo·

  2. Pingback: Mundo sostenible | Impresiones del mundo·

  3. Pingback: Yangon | Impresiones del mundo·

  4. Pingback: En tren por Myanmar (y viaducto Goteik) | Impresiones del mundo·

  5. Pingback: Razones para visitar Myanmar | Impresiones del mundo·

  6. Pingback: Consejos prácticos para viajar a la India | Impresiones del mundo·

  7. Pingback: Cabrera | Impresiones del mundo·

  8. Pingback: Santo Domingo | Impresiones del mundo·

  9. Pingback: La India, más cerca de lo que pensamos | creciendoentreflores·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s