Uluru y Kata Tjuta

amanecer-uluru-australia-impresiones-del-mundo

Para mi, una apasionada de los colores y en especial del rojo, visitar el centro de Australia fue una experiencia de lo más ‘artística’, por así decirlo. Supone adentrase en una paleta de colores que no juega a medias tintas: el cielo, es de un azul intenso; la tierra es de un rojo sin miramientos; las nubes son de un blanco denso e inmaculado, como algodones colgados en el aire; y los árboles y los matorrales que pueblan la zona solo hablan el lenguaje del verde oliva. Es, para que me entendáis, como si alguien hubiese saturado los colores del paisaje hasta su tono más intenso y vibrante. Todo un espectáculo para la vista.

carretera-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Australia, salvo en su zona costera, es un gran desierto. Uno puede subirse a un avión y sobrevolar por 4 horas su paisaje árido y desértico, con el abrumador pensamiento de que si uno estuviera ahí abajo estaría rodeado de arena y más arena sin rastro de vida humana por un radio de miles de kilómetros. Es precisamente en el medio de toda esa soledad humana y paisajística donde se encuentra una de las mayores atracciones de Australia, y el lugar más especial para mi durante mi visita a ese país: Uluru.

paisaje-uluru-australia-impresiones-del-mundo

Uluru es una formación rocosa de piedra arenisca, un enorme monolito que se erige en medio de la nada. Tiene una altura de 348 metros y 9 km de contorno. Lo más impresionante es que solo se ve una tercera parte ya que el resto está bajo tierra. Es un lugar sagrado para los aborígenes australianos, en concreto para la tribu de los Anangu, y es precisamente debido a este valor y significado por lo que Uluru me cautivó por completo. Sí, es un sitio turístico que se llena de autobuses con gente apiñada para ver el amanecer y el atardecer. Sí, las moscas que se te pegan a la cara y a la ropa pueden hacer que te quieras arrancar la piel a tiras de la desesperación (aprovecho para decir que me tragué una mosca mientras conversaba con un amigo). Pero a mi nada de eso me distrajo de la energía tan especial que hay en ese lugar, la misma razón por la que Uluru es tan sagrada para los aborígenes.

montaña-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Este lugar tiene algo especial, se siente una energía diferente, comenté a mi grupo de amigos con los que hice la excursión. Eso lo dices porque lo has leído, me contestaron. Nada más lejos de la realidad. Fui allí sin haber leído nada y sin tener ni idea de lo que iba a ver (últimamente viajo un poco a ciegas…). Y puedo asegurar que Uluru es especial. Yo sentía una conexión con la tierra diferente, más estrecha y profunda. Como una unión entre el hombre y la naturaleza. Solo sé que en un momento dado me alejé de los cientos de turistas que poblábamos el lugar y me hice con un sitio en el que solo estábamos yo, Uluru, y los rayos del sol en su aparición final del día. Solo silencio. Solo rojo cubriéndolo todo.

atardecer-uluru-australia-impresiones-del-mundo

La cultura aborigen es una de las más longevas de la historia, y es la que más tiempo ha permanecido inalterable, conservando sus ritos y tradiciones desde hace miles de años. Ese conocimiento y saber, el saber leer las estrellas del cielo para orientarse, o el cómo sobrevivir en medio del desierto fue pasando de generación en generación a través de historias, cuentos y canciones. A ritmo de estrofas cantadas median los pasos que daban y por tanto la distancia de un sitio a otro, y gracias a preciosas leyendas dotaron a cada grieta, saliente y concavidad de Uluru un significado místico digno del mejor contador de cuentos.

pinturas-pared-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Recuerdo oír escuchar al guía cómo relataba el significado aborigen de este o aquel árbol, o de una pequeña corriente de agua que bajaba por las paredes de la roca. Me fascinó el valor tan espiritual y místico que tiene Uluru para esa cultura y sobre todo me conmovió el respecto tan grande que procesan a la naturaleza (qué pena que eso se haya perdido). Quizás sea ese respeto el que me hizo sentir esa conexión tan especial con la naturaleza y sentir que en realidad somos un todo, una unidad (quien haya visto Avatar sabrá lo que trato de explicar).

sombra-arbol-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

En sus rojizas paredes los aborígenes escribían símbolos mediante los cuales contaban historias, escribían mapas y pasaban ese saber a sus descendientes. Ver esas pinturas rupestres, testigos silenciosos del paso de miles de años es algo único y emocionante.

lago-uluru-australia-impresiones-del-mundo

Hay dos momentos del día en que Uluru es especialmente famoso: al amanecer y al anochecer. El motivo es la gama de colores diversos que va adquiriendo a medida que el sol se mueve. Es en estos dos momentos del día cuando la piedra arenisca alcanza su tono más intenso, convirtiéndose en un rojizo espectacular.

silueta-caya-cuya-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Cerca de Uluru se encuentra la otra atracción de este parque nacional llamada Kata Tjuta. Consiste en un conjunto de formaciones rocosas que en lengua aborigen significa ‘muchas cabezas’. Kata Tjuta es también de un color rojo intenso y sus recovecos son ideales para disfrutar de una buena caminata alrededor de su montículos. Al igual que en Uluru, está rodeada de leyendas aborígenes y tiene un valor muy importante para esta etnia.

kings-canyon-arbol-australia-impresiones-del-mundo

Durante la excursión que realicé también visitamos Kings Canyon. Con sus altas paredes de roca roja, sus imponentes desfiladeros y esas rocas redondas y finitas puestas unas encima de otras que a mi me recordaban a las típicas tortitas americanas, fue uno de los trekkings que más disfruté. El paisaje, ya de por sí sobrecogedor, alcanza su punto más imponente cuando lo contemplas en la cima de un montículo y ves un mar rojo que se aleja hasta donde alcanza la vista, y también cuando ves el tamaño de las personas en comparación con esas enormes formaciones que nos hacen parecer insignificantes.

kings-canyon-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Pero si hay algo que recuerdo con especial emoción de toda esa experiencia son las dos noches que pasé durmiendo en el desierto australiano. A la intemperie, tapada con mi saco de dormir no por el frío sino por todos los ‘y si…’ de la fauna australiana, y bajo un cielo imponente cuajado de estrellas, hacía un esfuerzo por no cerrar los ojos y retener en mi memoria y mi retina lo que estaba observando.

contraste-colores-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Para mi fueron de esos momentos especiales en los que uno es consciente de lo afortunados que somos de vivir en un mundo tan bello. Son tantas las veces en que damos por hecho que el sol se pone y que la luna aparece, vamos tan deprisa que ni siquiera nos paramos a contemplar lo maravilloso que es una puesta de sol, y el milagro que se produce cada día, cuando los colores estallan en un atardecer que siempre es único e irrepetible. Quizás fue esa conexión con la naturaleza de la que hablaba antes la que destapó todos esos pensamientos. El caso es que por el motivo que sea puedo decir que bajo un manto plateado de estrellas y abrazada por el silencio de la noche, fui feliz.

atardecer-ayers-rock-australia-impresiones-del-mundo

Anuncios

2 Respuestas a “Uluru y Kata Tjuta

  1. Pingback: Diez razones para visitar Australia | Impresiones del mundo·

  2. Pingback: Consejos prácticos para visitar Australia | Impresiones del mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s