Sydney

playa-surfistas-Bondi-Sydney-impresiones-del-mundo

Después de varias semanas en Australia, por fin llegaba a Sydney, una ciudad de la que tantos halagos había escuchado. Tenía bastantes expectativas y lo cierto es que no me decepcionó. Lo que sí es verdad es que sigo sin comprender por qué siempre se compara con Melbourne con la típica pregunta: ¿a ti cuál te gusta más? Son tan diferentes que me parece imposible poder meterlas en el mismo saco, aunque sea para compararlas.

edificio-moderno-Sydney-impresiones-del-mundo

Sydney, como se dice en Australia, es la ciudad ‘¡wow!’ Es limpia, ordenada, los jardines están tan arreglados que parece que hayan salido de la peluquería, y cada barrio conserva su estilo propio, algo que le da un atractivo especial y hace que no te aburras saltando de ambiente en ambiente.

puente-y-terraza-Sydney-impresiones-del-mundo

El centro de la ciudad, más comercial y financiero, tiene grandes edificios modernos y señoriales con hombres y mujeres vestidos con traje que corretean por la arteria principal de Sydney, George Street, mientras atienden apurados una llamada telefónica o salen a buscar algo de comer a uno de los cientos de puestos y tiendas de comida para llevar.

market-city-Sydney-impresiones-del-mundo

Pero si hay un edificio emblemático es el de la Ópera. Aunque me la imaginaba más grande de lo que es, me pareció un edificio bellísimo. Sus cáscaras conforman lo que a mi me parecía un pájaro blanco que quiere echar a volar y que da la bienvenida al puerto de Sydney.

Opera-Sydney-impresiones-del-mundo

Junto con la Ópera se encuentra otra de las estructuras más famosas del mundo, el Puente de Sydney. Pararse entre estas dos obras de la ingeniería supone deleitarse con uno de los puntos más bellos de la ciudad donde se le suman un buen puñado de terrazas desde las que contemplar las vistas mientras circulan copas de champán sin parar.

opera-y-puente-Sydney-impresiones-del-mundo

Me gustaba apreciar la silueta del grupo de personas que en ese momento se encontraban escalando el puente. Parecían hormiguitas en comparación con las dimensiones de la obra.

escaladores-Sydney-impresiones-del-mundo

Otra zona de la ciudad que me encantó fue Manly. ‘Esta es una zona de dinero’, me decía una amiga, aunque no hacía falta que lo dijera para darse cuenta de que, efectivamente, a la gente que vive aquí no le va nada mal. La mejor forma de ir a Manly es en ferry desde el puerto de Sydney, lo cual a mi me parecía ya de por sí un acceso bastante exclusivo y glamuroso con el que ir abriendo boca para lo que vendría después.

paseo-playa-Manly-Sydney-impresiones-del-mundo

En Manly la gente es deportista, ves a las mamás paseando a los carros con sus bebés en grupo, la playa se llena de surfistas y el Corso, la calle central, es transitada por gente que entre tienda y tienda se para para tomarse un café en una de sus terrazas. Todo está impoluto, inmaculado, hasta el agua del mar. Además hay un paseo bastante extenso que rodea la costa y que hace las delicias de la gente que sale a correr con su perro. Las casas de esta zona son de otro nivel, con enormes cristaleras con vistas al mar, jardines en los que bien podría celebrarse una boda, y un par de coches de lujo por familia. Ya en el agua, cientos de yates se mecen con el vaivén del mar que esperan a que llegue el fin de semana para que sus dueños les den una vuelta por la bahía mientras se toman unos cocktails con mucha clase y glamour.

playa-Manly-Sydney-impresiones-del-mundo

Una de las cosas que me llamó la atención de Sydney es lo transparente que es el agua de sus playas. Por estar en una ciudad, yo me esperaría aquello de que nadas y no ves el fondo. Pero el cuidado con el que todo se conserva y la cantidad de regulaciones/prohibiciones/multas si haces esto o lo otro, mantienen las playas impolutas.

código-surfista-Manly-Sydney-impresiones-del-mundo

Otra zona playera y muy conocida es la de Bondi. Todas las tardes la playa se llena de surfistas que van a ‘agarrar alguna ola’ (catch some waves). En toda mi estancia en Australia nunca dejó de llamarme la atención la cantidad de gente que surfea en este país. En todos los cuartos de baño de las casas de mis amigos siempre había por lo menos una tabla de surf en la bañera, como si fuese su armario particular.

casas-Surry-Hills-Sydney-impresiones-del-mundo

Cuando uno se aleja del centro el panorama cambia bastante. Son barrios residenciales en su mayoría, con una calle principal repleta de tiendas y cafeterías. Las casas son bajas, de colores, con pequeños porches y algunas también tienen balcones. Casi todas lucen una esplendorosa barbacoa, que es otra de las grandes aficiones de los australianos. Paseando por estas zonas, y en concreto por Surry Hills, tenía la sensación de haberme ido a un pueblito tranquilo en una excursión durante el día.

casas-de-colores-Sydney-impresiones-del-mundo

A parte de por su belleza y su buena onda (Australia en general es un país con muy buena onda), me gustó Sydney por el hecho de aunque es una enorme ciudad uno no tiene la sensación de agobio y puede tener esas dos experiencias, la de los barrios ‘pueblito’, menos bulliciosos y con casas bajas, y la de la gran ciudad, con sus ejecutivos corriendo de un lado a otro.

market-city-Sydney-impresiones-del-mundo

También hay zonas más alternativas, tipo Melbourne, con sus graffitis, tiendas vintage y ese aire más relajado todavía si cabe. New Town es interesante por sus graffitis y su calle principal. En ella, las fechas de los edificios que aparecen en las fachadas nos recuerdan que son el legado más antiguo de la historia de este país tan nuevo (a excepción lógicamente de los aborígenes que llevan poblando esta tierra, su país, miles de años).

calle-Manly-Sydney-impresiones-del-mundo

Muchas de estas casas de finales del siglo XVIII y principios del XIX eran bancos, teatros y edificios administrativos. Contemplándolos en su conjunto y omitiendo el aire vintage por un momento no es difícil visualizar cómo era la zona por aquel entonces: Donde ahora pasan coches antes había carros tirados por caballos, hombres con sombrero yendo quizás a depositar en el banco sus ingresos obtenidos con el oro mientras que las damas tomaban té y descansaban a la sombra.

New-Town-Sydney-impresiones-del-mundo

Visité Sydney cuando el otoño estaba recién estrenado. Muchas de las aceras estaban cubiertas de hojas como es lo normal en esta época del año. Sin embargo recuerdo una calle pequeña de Surry Hills en la que me pasé unos veinte minutos sacando fotos al suelo. La calle estaba llena de unas flores rosas muy bonitas. Había tantas que daba la sensación de ser una alfombra de color que alguien hubiera extendido allí, entre coche y coche, para hacer más mullido el caminar.

calle-Sydney-impresiones-del-mundo

Encuentro que a menudo el panorama que ofrece el suelo puede ser tanto o más interesante que un monument famoso. De hecho, próximamente publicaré un articulo con todas esas naturalezas muertas que me voy encontrando en el suelo porque me parecen artísticas y normalmente pasan bastante desapercibidas (sobre todo desde que apareció el teléfono móvil en escena y nos anuló por completo…).

otoño-Sydney-impresiones-del-mundo

En Sydney la gente cuida su figura, son grandes aficionados al deporte y a la comida sana. Creo que nunca he visto una ciudad donde se usen tantos leggings deportivos de esos que moldean la figura como aquí y en Melbourne. Los parques se convierten en gimnasios al aire libre donde grupos de gente practica yoga con un entrenador personal.

parque-Sydney-impresiones-del-mundo

Todo esto es solo una pequeña parte de lo que es Sydney, una ciudad elegante, verde, cuidada, cuyos ciudadanos gozan de tener una buena calidad de vida y con tiempo además para surfear, tomar una copa de champán en el famoso Darling Harbour o acudir a alguna de sus famosas fiestas en barco por la bahía. Llegué con muchas expectativas y la ciudad no me defraudó. Si bien creo que me quedo con el alma de Melbourne (y vuelvo a insistir, creo son tan distintas que no se pueden comparar), me llevo un muy buen recuerdo de esta ciudad tan bella donde además de disfrutar de sus múltiples caras pude reencontrarme con buenos amigos con los que compartir una tarde de sol.

bahia-Sydney-impresiones-del-mundo

 

Anuncios

2 Respuestas a “Sydney

  1. Pingback: Diez razones para visitar Australia | Impresiones del mundo·

  2. Pingback: Consejos prácticos para visitar Australia | Impresiones del mundo·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s