Un viaje por Uganda II

elefantes-Uganda-impresiones-del-mundo

En la anterior entrada hablé de mi visita a Uganda centrándome en la gente y en el impacto que me provocó poner el pie en un país donde desde entonces ya nada fue igual. En este post quiero hablar de las otras maravillas (porque hay muchas), de la perla de África, esto es su vida animal y los paisajes increíbles de una naturaleza embriagadora.

aves-en-el-arbol-Uganda-impresiones-del-mundo

En Uganda pude disfrutar una de las experiencias que yo creo que casi todo ser humano aspira a vivir: la de ir de safari. Nunca en mi vida me había costado menos levantarme antes de la salida del sol para prepararme para un día en la savana, contemplando las reglas del juego de un tablero donde quien manda es el león.

bufalos-Uganda-impresiones-del-mundo

Con los días aprendes a observar que los insectos gigantes que cubren el cielo, y que los ugandeses por cierto atrapan, fríen y comen, desaparecen de un minuto a otro con los primeros rayos de sol, que el hecho de que las gacelas estiren el cuello significa que hay un león cerca, que del cuerpo de un animal muerto no queda nada más que su estructura ósea, y que ver a los animales correr en libertad hace que sientas un cosquilleo en el cuerpo, ese que te obliga a pellizcarte para creerte la belleza de lo que estás viendo.

gacelas-Uganda-impresiones-del-mundo

Es por todas esas razones que la principal fuente de ingresos de Uganda proviene de la riqueza en la variedad de su fauna, de los safaris que realizan ingleses, alemanes y holandeses o cualquiera que quiera salirse del circuito ofrecido por Kenia y Tanzania, y de la joya de la corona: los gorilas de montaña.

hipopotamo-Uganda-impresiones-del-mundo

Uganda me introdujo formalmente a los hipopótamos. Vi cientos de ellos. Me enamoré de los hipopótamos. Pensaba que eran el típico animal que Disney había dibujado muy bonito pero que luego al natural está lleno de pelos y cubierto de barro. Los hipopótamos son limpios, imberbes, con la nariz rosadita, y a pesar de ser uno de los animales más peligrosos que hay, su aspecto es de lo más tranquilo cuando comen hierba a la orilla del Nilo.

hipopotamos-Uganda-impresiones-del-mundo

Me enamoré también del ruido que hacen cuando se sumergen en el agua y sacan sus orejitas de cuando en cuando para otear el ambiente y volver a sumergirse después con esa pachorra de quien no le entusiasma lo que ve.

familia-de-elefantes-Uganda-impresiones-del-mundo

Cuando pienso en Uganda se me vienen a la cabeza el recuerdo de tres elefantes alimentándose de unos árboles en el mismo complejo del hotel, o el de un cocodrilo en la orilla del río, o en la balsa de agua que conforma el Nilo a cierta altura de su recorrido. Evoco las puestas de sol en el reflejo del agua cuando todo adquiría una tonalidad rosa anaranjada, y los árboles y setos atenuaban sus verdes para que el negro recortase sus siluetas. Creo que hay pocas cosas tan especiales y maravillosas.

Nilo-Uganda-impresiones-del-mundo

Uganda abrió el ensordecedor regalo de las aguas del Nilo al caer por los quiebros de la tierra en las imponentes cataratas Murchinson, donde el vapor de agua sostiene un permanente arcoíris que enmarca un paisaje único e irrepetible. Es tan grande el torrente de agua que pasa por ahí que hace años éste rompió la tierra dando lugar al nacimiento de otra caída de agua.

cataratas-Murchinson-Uganda-impresiones-del-mundo

En Uganda uno se siente más cerca de la tierra, más en unión con la naturaleza. Se siente una unidad permanente y silenciosa con el paisaje que te envuelve y te empequeñece, te sobrecoge y te enamora.

Bwindi-Uganda-impresiones-del-mundo

Los paisajes verdes con esa tierra roja, y ese olor a lluvia, pero a lluvia de verdad, de pasto regado, le llenan a uno los pulmones de un aire distinto, más puro, más consciente. Desde entonces el África negra me enamoró, así como lo hicieron lecturas como Ébano, de Kapuscinski, África llora, de Alberto Vázquez-Figueroa, o El sueño de África, de Javier Reverte, todas ellas muy recomendadas.

monos-Uganda-impresiones-del-mundo

Porque en Uganda yo sentí lo que habría sido vivir hace 100 años, porque experimenté el poder de una sonrisa, o la gratitud de un grupo de niños al ir a visitar su escuela. Tengo claro que algún día volveré a esa zona del mundo. Todavía me tiene mucho que enseñar.

camino-de-safari-Uganda-impresiones-del-mundo

bebe-mono-Uganda-impresiones-del-mundo

selva-Uganda-impresiones-del-mundo

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s