Pueblos de España

casas-juntas-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Tener un pueblo en España es algo que las nuevas generaciones nacidas en los grandes núcleos de población se están empezando a perder. Yo nací en Madrid, pero mis padres nacieron en dos pueblos de Castilla y León en los que siempre pasaba un mes de vacaciones cuando era pequeña y no tan pequeña.

trigo-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

A medida que he ido creciendo éstos han representado distintas cosas y experiencias en mi vida: la libertad a la hora de entrar y salir de casa, la aventura de poder ir en bicicleta a todos lados sin peligro, infinitas noches de lluvias de estrellas tirada en la era con el grupo de amigos, los primeros cubatas y por ende, las primeras borracheras, y la felicidad de volver a lo conocido después de haber pasado tantos años viviendo fuera de España.

tejas-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Creo que iba siendo la hora de rescatar las fotografías tomadas a lo largo de estos últimos años en esos rincones de la geografía española cuya vida se desarrolla a través de los paseos por la carretera al atardecer, las sillas en las puertas de la casa con sus interminables conversaciones de vecinas, sus cruces de chaqueta de las señoras mayores porque ‘parece que refresca’, su bocadillos de panceta y morcilla, las peñas y sus verbenas, sus borrachillos del pueblo y sus reinas de las fiestas.

puerta-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

En los pueblos el tiempo se ralentiza, se desestresa; el ansia, las prisas y los empujones en plena hora pico del metro se diluyen en los quiebros del paisaje surcado por casitas bajas de adobe o de piedra. El sonido de los móviles se vuelve eco entre los berridos de las ovejas y la polvareda que levantan. El movimiento de los dedos, tan acostumbrados al aporreo del teclado del ordenador y del móvil se convierte en un baile ligero y sinuoso mientras juguetea con una brizna de trigo o deshoja una margarita.

nube-y-pájaros-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

En los pueblos las pequeñas cosas adquieren mayor significado, los sabores se magnifican, saben mejor, diferente. Hasta uno tiene otro apetito. En muchos de ellos, los más pequeños, no hay tiendas sino que son los mismos vendedores los que con sus furgonetas van parando casa por casa, anunciando que el panadero ya llegó y que el pescado está fresco, oiga, fresco.

montaña-y-alpaca-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Los paseos por la carretera del pueblo son otra de sus señas de identidad. A primera hora de la mañana o a última de la tarde, la gente sale a pasear por el arcén de la carretera, la misma que suele conectar otros pueblos cercanos, colocados en procesión uno tras otro. Los vecinos se saludan, hablan de la llegada de las fiestas populares, de la familia, de alguien que ha muerto hace poco, de los arreglos del campanario de la iglesia, o de lo fresco que se está poniendo el clima.

iglesia-y-paisaje-Espana-impresiones-del-mundo

Otro de los pasatiempos clásicos de un pueblo es el de visitar a las vecinas y a los familiares a sus casas. Se hacen rondas, se sacan vasos de café y alguna pastita o dulce casero. A veces hay pipas o panchitos y si la cosa se alarga, se suele hacer una merienda-cena con queso, jamón, panceta… unos torreznillos para matar el hambre o un huevo frito, porque si algo es cierto es que en los pueblos los huevos fritos saben diferente.

girasoles-puerta-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

En los pueblos las familias se agrandan y los nombres dejan de tener sentido. Ahí casi todo el mundo es primo de alguien y tu mejor identificación es la de ‘soy hijo/a de’ o ‘soy nieto/a de’. La pequeña de la Juani, la del tío Jacinto, la de la Manuela.

flores-caminando-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Pero si hay algo que me encanta de los pueblos es su tranquilidad por las noches. No hay bocinas (o muchas menos que en una ciudad), no hay tantas luces. El cielo estrellado se muestra sin titubeos y hasta se pueden vislumbrar las constelaciones. Sinceramente creo que dormir o recostarse bajo un manto oscuro lleno de luces blancas es uno de los grandes placeres de la vida, donde uno toma conciencia de lo que está más allá, de lo emocionante de este mundo porque aunque siempre está ahí, la mayoría del tiempo se nos olvida.

tejados-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Escribo esto desde Santo Domingo, rememorando todos esos veranos y momentos con olor a ovejas y a cerdos, con el sabor de la leche fresca recién ordeñada, con la sensación del frío envolvente cuando me metía en el río y me dejaba llevar, con la emoción de pillarme mi primera borrachera. Quien tiene un pueblo, tiene un baúl lleno de recuerdos.

fachada-de-casa-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

detalle-ventana-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

cierre-puerta-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

casas-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

calle-e-iglesia-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

ancianos-caminando-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

 

balcon-pueblos-de-Espana-impresiones-del-mundo

Anuncios

4 Respuestas a “Pueblos de España

  1. Qué bonito 😉

    Yo hace tiempo también escribí un post sobre viajar a los pueblos, que también son otra forma de cambiar de rutina y descubrir otra forma de vivir. Me identifico con ese modo de relacionarse, de sentir libertad, de respirar aire puro…

    Enhorabuena por el post 🙂

    • hola Irene, me alegro de que te haya gustado. Voy a leer tu post para ver lo que a ti te transmiten los pueblos aunque por lo que cuentas es muy parecido 🙂 gracias por tu comentario y un abrazo! Patricia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s