Viajar es…

viajar-es

Cuando los postes de la luz se convierten en pentagramas.

Esto es solo una parte de lo que viajar significa para mi. Enfatizo lo de ‘solo una parte’ porque viajar te abre las puertas a todo un mundo desconocido, tanto exterior como interior, tan amplio y extenso que es difícil de expresar en un post como este. Pero ahí va, algunos de los principales significados que el viajar tiene para mi.

Viajar es libertad, porque te liberas de tus hábitos y rutinas, y de tantas otras muchas cosas que pensabas que sin ellas no podrías vivir. Atrás quedan tus pertenencias personales, tu armario repleto de cosas que ni te pones pero que tampoco quieres dar. Te liberas hasta de los horarios y del reloj de pulsera (uno de los mejores placeres de la vida). Tu vida se aligera hasta tal punto que cabe en una mochila y en tu cámara de fotos.

Viajar es aprendizaje. Sales de tu zona de comfort y eso significa crecimiento. Tienes que aprenderte a mover en ambientes y culturas diferentes con gente nueva. Ya no hay ‘los lunes hago esto, los martes esto otro…’. No hay rutina y por tanto cada día es diferente. Aprendes a buscar el equilibrio entre tanta novedad y a hacerte tu sitio. Aprendes a valorar nuevos sabores y a sacarte las castañas del fuego tú solo. Es un aprendizaje del mundo y tuyo propio, lo que me lleva al tercer punto.

Viajar es auto-conocimiento. Descubres nuevas capacidades, cosas que no pensabas que podrías hacer. Profundizas en ti a medida que el mundo se despliega ante tus pasos. Pasas ratos, días, meses, rodeado de gente con la que interactúas en tu idioma o en otros. Pero también pasas mucho tiempo en soledad contigo mismo, con tus pensamientos y reflexiones. Y todo eso siempre te lleva al mismo sitio: a sumergirte en ti como nunca antes lo habías hecho y a descubrir un tú desconocido, lleno de fortaleza, valentía y recursos y habilidades nuevos.

Viajar es aventura. Aunque el día transcurra tranquilo no deja de ser una aventura el que estés a miles de kilómetros de tu casa, donde dejaste tu zona de comfort (y tu armario lleno de ropa que no te ponías). Ya por el solo hecho de la distancia física y de darte de bruces con una cultura y lengua diferentes hacen del viajar una aventura en letras mayúsculas. Muchas veces sabes como empieza el día y no cómo acabará. Esa es la adrenalina de todo este tinglado.

Viajar es inspiración. Si siempre haces lo mismo, siempre obtendrás los mismos resultados. Pero si eso comienza a cambiar y tus días se empiezan a llenar de momentos nuevos, curiosos, irónicos, reveladores, absurdos y en definitiva… diferentes, empezarás a notar una sensación extraña pero emocionante. Sentirás que tu mente comienza a pensar de una forma diferente y que como un cuentagotas, un cúmulo de ideas, proyectos, ilusiones y ganas de hacer cosas fluye en ti.

Viajar es vida. Así, alto y claro: VIAJAR ES VIDA. La sensación de plenitud y de estar vivo que uno tiene cuando viaja es una de las más increíbles y maravillosas que puedan existir. Es un subidón de adrenalina y felicidad, como una bebida energética que te tomas y te pone las pilas. Al viajar añades más vida a cada minuto porque todo es nuevo, y diferente. Eres como una esponja que lo absorbe todo y eso hace que te enriquezcas y que te llenes de nuevas experiencias, sintiéndote lleno de vitalidad. Creo que nadie debería morirse sin haber experimentado esta sensación por lo menos una vez en la vida.

Pero-el-viaje-Javier-Reverte

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s